Episcopal Diocese of Washington

Engaging a changing world with
an enduring faith in Jesus Christ

Convirtiéndose en buena tierra: Discurso de la Convención Diocesana 2019

January 26, 2019

"¡Escuchen!" Dijo Jesús. Un sembrador salió a sembrar. Y al sembrar, una parte de la semilla cayó en el camino, y llegaron las aves y se la comieron. Otra parte cayó entre las piedras, donde no había mucha tierra; esa semilla brotó pronto, porque la tierra no era muy honda; pero el sol, al salir, la quemó, y como no tenía raíz, se secó. Otra parte de la semilla cayó entre espinos, y los espinos crecieron y la ahogaron, de modo que la semilla no dio grano. Pero otra parte cayó en buena tierra, y creció, dando una buena cosecha; algunas espigas dieron treinta granos por semilla, otras sesenta granos, y otras cien. Y añadió Jesús: Los que tienen oídos, oigan.

Marcos 4:1-9

Les hablo hoy sobre el trabajo de convertirse en buena tierra.

En diciembre de 2017, el Obispo Primado Michael Curry invitó a un pequeño grupo de líderes para ayudarle a pensar sobre un tema en su mente. Esto fue seis meses antes de que su sermón en la Boda Real lo convirtiera en el episcopal más famoso del planeta. Pero su sermón no fue noticia para nosotros. El Obispo Curry ha inspirado a la Iglesia Episcopal con su predicación durante años. Desde su elección como obispo primado en 2015, ha sido un avivamiento de un solo hombre, ha viajado por todo el país y el mundo, llamándonos a todos los miembros de la Iglesia Episcopal que renueven nuestro compromiso con Jesús y su evangelio de amor.

El Obispo Primado se describe a sí mismo como nuestro Director General de Evangelismo. Habla de seguir a Jesús con pasión y alegría. A eso es a lo que está respondiendo el mundo: su alegría al seguir a Jesús, incluso cuando se compromete de manera inquebrantable con los temas más desafiantes y controversiales de nuestro tiempo. No tiene miedo de hablar sobre la raza, sobre la prevención de la violencia con armas de fuego, sobre el escándalo de separar a los niños de sus padres en la frontera, pero lo hace, en el contexto de su compromiso de seguir a Jesús en el camino del amor. "La iglesia es un movimiento", él lo dice cualquier oportunidad que tenga, instándolos a pensar de nosotros mismos como la rama episcopal del Movimiento de Jesús. Cada vez que él dice esto, todos nos animamos.

Pero la razón por la que quiso reunirse en diciembre de 2017 fue que se dio cuenta de que la Iglesia Episcopal estaba, en muchos sentidos, estancada, y que su sola predicación no nos dejaría atascados. Nuestra Iglesia necesitaba un reavivamiento de la fe incrustado en nuestras vidas personales, en nuestras estructuras para el ministerio de la iglesia, y un compromiso hacia el amor enfocado hacia afuera, como Jesús ama a nuestros vecinos, extranjeros y nuestros enemigos.

Así que el Obispo Primado quería hablar de estrategia de evangelismo. Durante dos días, una docena de nosotros oramos y nos preguntamos cómo ser fieles a Jesús y su movimiento. ¿Qué más podría hacer el Obispo Primado? ¿Qué podríamos hacer, no solo para asegurar la supervivencia de nuestras iglesias, sino también para asegurarnos de que nosotros, como pueblo, podamos sentirnos más felices, cariñosos y convincentes en nuestro testimonio como seguidores de Jesús?

Parte del problema, nos dijimos a nosotros mismos, tal vez te has dicho esto, es que los Episcopales, en general, no nos gusta hablar de nuestra fe. En general, no invitamos a nuestros amigos a la iglesia con frecuencia. Y aunque a cada congregación Episcopal le gusta considerarse afectuosa y acogedora, los datos sugieren lo contrario. Reconocimos que, como denominación, podemos ser bastante inflexibles cuando se trata de nuestras preferencias en la iglesia. Nuestras preferencias pueden estar bien, pero comenzar con ellas no puede ser un enfoque fructuoso para el evangelismo. Una y otra vez hemos hablado sobre lo que podríamos hacer mejor, cómo podríamos esforzarnos más.

Finalmente, alguien le preguntó al Obispo Primado cuál era su mayor preocupación. Se quedó callado por un momento. "Mientras viajo por la iglesia", dijo, "me preocupa que la mayoría de nuestra gente no sepa por sí misma el amor incondicional de Dios. Me preocupa que la razón por la que vacilan en hablar de Jesús es porque realmente no lo conocen. Sé que debemos aprender a ser más acogedores, a defender la justicia y a hacer todo tipo de cosas ", dijo,"pero me pregunto si nuestra gente podría usar un poco más a Jesús."

Él no recibió ningún argumento de nosotros. No había una persona alrededor de esa mesa que no necesitará un poco más de Jesús, incluyéndome a mí. Me encontré pensando en un pasaje que acababa de leer en un libro del pastor Metodista Adam Hamilton sobre el poder del Espíritu Santo: "Creo que muchos cristianos viven vidas deficientes en el Espíritu", escribe, un poco como alguien que está privados del sueño, privados de nutrientes o privados de oxígeno. A muchos cristianos no se les ha enseñado sobre el Espíritu, ni se les ha alentado a buscar la obra del Espíritu en sus vidas. Como resultado, nuestras vidas espirituales son un poco anémicas al tratar de vivir la vida cristiana por nuestro propio poder y sabiduría. Sé lo que es tratar de vivir la vida cristiana con mi propio poder y sabiduría. Puede ser agotador.

Al final de nuestra reunión, el Obispo Primado nos dijo que quería pasar el resto de su mandato ayudando a los Episcopales a experimentar el amor de Dios, y profundizar nuestro compromiso de seguir a Jesús en los caminos del amor. Dijimos que queríamos ayudar. El círculo pronto se hizo más amplio para incluir a muchos maestros y escritores talentosos en la Iglesia Episcopal. De esta rica colaboración nació El Camino del Amor: Prácticas para una vida centrada en Jesús. (DIAPOSITIVA) En la Convención General de la Iglesia Episcopal el verano pasado, el Obispo Primado le pidió a cada Episcopal que adoptará el Camino del Amor como nuestra regla personal de vida.

No hay nada radicalmente nuevo en el Camino del Amor. Es un replanteamiento suave de las antiguas prácticas espirituales que han formado a la iglesia desde sus primeros días y nos remite a las promesas hechas en nuestro bautismo. Son prácticas que nos ayudan a recordar que la iglesia no es un edificio, sino que es una reunión de personas que experimentan a Dios a través de la presencia espiritual y las enseñanzas de Jesús y han elegido seguirlo en sus formas de amor por el mundo. Cada uno recibió una pequeña tarjeta con las prácticas descritas en el interior. Deben virar, aprender y orar; adorar; bendecir y emprender, y finalmente reposar.

El Camino del Amor es la invitación que nos hace el obispo primado para invertir en nuestro crecimiento espiritual y asegurarnos de que todo lo que hacemos como Iglesia Episcopal está arraigado en una relación de amor con Jesús. Nuestra diócesis fue la primera en el país en ofrecer recursos litúrgicos para explorar el Camino del Amor como parte de la adoración del domingo, que cuenta con casi treinta congregaciones en la diócesis que han ofrecido o están ofreciendo ahora.

¿No sería asombroso si todos nos enfocáramos en las prácticas espirituales básicas, creciendo en nuestra relación con Jesús y en el amor por los demás, de manera regular, como parte de lo que significa ser una iglesia? Hay muchos para hacer esto: pueden leer en pequeños grupos el último libro de Obispo Curry, The Power of Love (El Poder del Amor), esta Cuaresma o en otro momento, copias del cual tenemos a la venta en la mesa de El Camino del Amor. La parroquia de San Albano está organizando un retiro de un día, Viviendo el Camino del Amor el 16 de marzo, y otros son bienvenidos. Iglesia del Buen Pastor, Silver Spring ha pedido a siete miembros que reflexionen en profundidad sobre una de las siete prácticas. Las posibilidades son muchas, y hay un gran y creciente grupo de recursos espirituales que continuaremos seleccionando en el sitio web diocesano.

Ha este tiempo el próximo año que viene, nuestro Director General de Evangelismo será nuestro predicador en la Convención, y él liderará un avivamiento diocesano la noche anterior. Estoy segura de que el evento será lo suficientemente convincente como para que invitemos a nuestros amigos. Pero seguramente también queremos invitar a esos mismos amigos a visitar nuestras comunidades alegres, saludables y convincentes de fe. Practicar el Camino del Amor juntos es solo una manera en que podemos trabajar para cuidar la tierra espiritual de nuestras vidas y nuestras congregaciones. Luego, cuando otros nos pregunten qué significa ser un Cristiano Episcopal, no sólo podemos señalar al Obispo Primado, sino que también describimos cómo nosotros, como comunidades y discípulos individuales, estamos caminando en el camino del amor de Jesús.

Hay otras formas en que podemos cuidar nuestra tierra. Una de las razones por las que quería que escucharan a Nancy Beach es porque el tipo de relación de salud y alineación entre los líderes de la congregación que ella describe es fundamental para todo lo que hacemos. En la medida en que el liderazgo congregacional sea saludable, los ministerios pueden prosperar, incluso en las circunstancias más adversas. A la inversa, en la medida en que nuestro liderazgo esté languideciendo o en conflicto y nuestras relaciones estén tensas, los ministerios disminuyen, sin importar cuánto trabajamos en ellos. Todos tenemos espacio aquí para el crecimiento y mejoramiento; ninguno de nosotros, me atrevería a decir un "diez" en todas las áreas de la salud congregacional. Estas son conversaciones importantes para tener, honestamente y con coraje. Y nosotros, su personal diocesano, estamos aquí para ayudarlos.

¿De qué otras maneras podemos cuidar a nuestra tierra? Aprendí hace mucho tiempo como sacerdote de una parroquia que las congregaciones espiritualmente sanas y con muchos recursos son más felices y divertidas de ser parte de las congregaciones en conflicto, con dificultades o con pocos recursos. Hemos gastado mucha energía en los últimos trabajos dirigidos a los recursos de las congregaciones, y ese trabajo de mantenimiento de la tierra continuará. Es el ímpetu impulso de todos nuestros esfuerzos de colaboración, el establecimiento del diaconado, las becas de crecimiento congregacional, la colocación de pasantías para nuevos sacerdotes, el comité de recursos financieros y la inversión en personal diocesano que puede ser de ayuda concreta en tiempos de transición de liderazgo, el cultivo de nuevas oportunidades de ministerio, y el cuidado congregacional.

Desde el comienzo de mi episcopado, mi vocación principal ha sido fortalecer la vitalidad espiritual y la capacidad estructural de nuestras congregaciones. He dedicado mi vida a este trabajo porque, como usted, amo a la Iglesia Episcopal y no creo que el declive institucional, o incluso el mantenimiento, sea el futuro preferido de Dios cuando tenemos mucho que ofrecer. La Iglesia Episcopal es un tesoro espiritual en el espectro del cristianismo, una forma sacramental y generosa de vivir el Evangelio de Jesús que tiene un valor inestimable.

Hay expresiones asombrosas de esperanza y vitalidad en toda la diócesis, por las cuales le doy gracias a Dios, y hay lugares en los que estamos, de una manera u otra, estamos un poco estancados y, a veces, agobiados por los desafíos que enfrentamos, sin mencionar los desafíos en nuestras comunidades y en la nación en general.

Todas estas cosas estaban en mi mente cuando, poco después de la reunión con el Obispo Primado, esta maravillosa diócesis me concedió un sabático de tres meses. Durante ese tiempo, estudié iglesias no Episcopales a lo largo de los límites geográficos de nuestra diócesis, iglesias que están prosperando dentro de la tierra real que compartimos con ellas. Me presenté a sus líderes, estudié sus ofrendas, aprendí todo lo que pude sobre la forma en que están estructurado su ministerio. En cada iglesia, me recibieron con calidez, respeto y ganas de compartir.

Podría hablar extensamente sobre lo que aprendí y cuánto tenemos que aprender de nuestros hermanos en Cristo de otras tradiciones. Pero mis aprendizajes, por importantes que sean, no fueron el fruto más importante de mi tiempo aparte. Esa fruta era más personal.

Jesús quería tener algunas conversaciones conmigo sobre nuestra relación. Reconocerían de las Escrituras algunas de las preguntas que le oí preguntar: preguntas que he circulado en torno a mi vida: "¿Me amas?" "¿Quién dices que soy?" "¿Qué quieres que haga para ti?"

En largos períodos de silencio, Jesús e yo miramos hacia atrás juntos durante los siete años que he servido hasta ahora como su obispa, que fue un ejercicio de humildad y gratitud, humildad por mis errores y todo lo que todavía estoy aprendiendo, y gratitud por el privilegio de este trabajo y por ustedes. "¿Todavía me sentí llamada a este trabajo?" No estoy segura de quién hizo la pregunta primero, Jesús o yo, o mi dulce y sufrido esposo Paul. Pero fue una pregunta fácil de responder. Sí, sin dudarlo. Porque amo a Jesús. Me encanta la Iglesia Episcopal. Me encanta servir como su obispa, y los amo.

Entonces Jesús e yo miramos hacia el futuro. "¿Qué clase de obispa necesitas que sea?" Le pregunté. “¿Qué tipo de obispa necesita la Diócesis de Washington ahora?” Tenía la firme sensación de que la diócesis necesitaba un tipo diferente de liderazgo en los próximos siete años, pero ¿podría ser ese líder? ¿Cómo necesito cambiar y crecer?

"Estás tratando de hacer esto demasiado con tu propia fuerza y ​​poder," me dijo Jesús. No hay sorpresa allí; es, para citar a San Pablo, "el pecado que vive dentro de mí." "Permanece en mí," dijo Jesús, "y pide ayuda a nuestra gente."

Lo que se me ocurrió no era que necesitaba hacer un cambio en la dirección o la iniciativa, sino que necesitaba volver a dedicarme a Jesús y las prácticas espirituales que me mantienen cerca de él. Y que necesitaba su ayuda para aclarar nuestra visión y prioridades para la próxima temporada de ministerio juntos. Así, cuando regresé de mi sabático, pedí a los líderes diocesanos que establecieran un proceso para evaluar dónde estamos ahora, nuestras fortalezas y desafíos, dónde vemos la fructificación en nuestros ministerios y donde luchamos, y luego juntos nos comprometemos a un acuerdo mutuo, una visión discernida del futuro preferido de Dios para nuestra diócesis. Estoy convencida de que este trabajo se realiza mejor teniendo en cuenta los contextos distintivos de cada región geográfica y circunscripción, construyendo sobre el trabajo que hemos comenzado, para que podamos establecer prioridades y metas particulares para cada uno y dirigir los recursos y las energías en consecuencia.

Este es el trabajo de la planificación estratégica, que de alguna manera es una expresión organizativa de una regla de vida, una forma de enfocar nuestras energías y prácticas hacia una mayor salud y vitalidad. Varias de nuestras congregaciones más fuertes se involucran en este trabajo regularmente; algunos de ustedes están en una temporada de planificación ahora. Nuestras escuelas hacen este trabajo como una cuestión de curso. La Catedral Nacional de Washington acaba de completar la fase de discernimiento de su plan estratégico y ahora está estableciendo estructuras para su implementación.

Ahora, por primera vez, escuché a Tony Morgan pronunciar la frase "santa interrupción" en una conferencia de líderes en 2017. Se paró en un escenario frente a casi 2000 personas y en una pizarra dibujó una curva de campana simple.

"Soy el director fundador de una organización que ayuda a las iglesias a despegarse," dijo. "Hemos trabajado con cientos de iglesias de todos los tamaños, denominaciones y en diferentes entornos. Lo que hemos aprendido es que todas las iglesias experimentan un ciclo de vida similar, y él procedió a describir las fases de ese ciclo: Lanzamiento / Crecimiento momentáneo / Crecimiento estratégico / Salud sostenida / Mantenimiento / Preservación / Soporte vital.
Cuando Tony describió la experiencia de las iglesias y cómo funcionan en cada etapa del ciclo de vida, reconocí a nuestras congregaciones tanto en sus oportunidades como en sus luchas. Me intrigaron las sugerencias prácticas y específicas que Tony ofreció para apoyar a las congregaciones en etapas de impulso y salud y para salir del estancamiento y el declive. Siempre hay esperanza de transformación y vida nueva, sin importar dónde se encuentre una iglesia en el ciclo de vida. pero pasar del mantenimiento y la preservación al crecimiento del impulso y la salud sostenida requiere más que esperanza, más que esforzarse más en las cosas que ya no están dando frutos.

Invité a Tony a hablar en nuestra conferencia del clero en la primavera pasada, y muchos respondieron positivamente a sus ideas y las compartieron con sus miembros. Varios preguntaron si podríamos traer de vuelta a Tony y organizar grupos de aprendizaje. Basándonos en esa respuesta, decidimos invitar a Tony a hablar en el evento previo a la convención de la noche anterior: todo esto con la esperanza de que pueda encontrar esperanza e inspiración y sugerencias concretas para avanzar o mantener el impulso y la salud.

Cuando comenzamos a buscar orientación profesional para ayudarnos en el trabajo de planificación estratégica, el Grupo Unstuck presentó una propuesta que fue la que aceptamos. Me atrajeron a ellos debido a la naturaleza práctica basada en la realidad de su enfoque. Trabajar con ellos le dará a cada congregación que elija participar una oportunidad de autoevaluación y aprendizaje colaborativo.

¿No sería increíble para nosotros poder decir en tres o cinco años, “Aquí están los frutos de cuidar nuestra tierra, los frutos del crecimiento espiritual, las congregaciones más vibrantes y un compromiso más profundo en nuestras comunidades, en fidelidad a Jesús y su misión de amor?

Amigos míos en Cristo, invitó a todas las congregaciones representadas aquí a participar en esta temporada de discernimiento colectivo y planificación estratégica. Solicito su ayuda, emocionada por las posibilidades de lo que podría ser cierto para nosotros en los próximos años. También quiero ser la clase de obispa que es responsable por Dios y por ustedes antes la misión, la visión y las prioridades colectivas que discernimos juntos.

Entre los primeros pasos: todos los líderes de la congregación: el clero, los guardianes y los miembros de la junta parroquial pronto recibirán una invitación para realizar una evaluación en línea para determinar, a grandes rasgos, dónde se encuentran sus congregaciones en el ciclo de la vida. También se le dará acceso gratuito a un curso en línea patrocinado por el Grupo Unstuck, para obtener más información sobre su proceso y sugerencias específicas para cada etapa del ciclo de vida. Para aquellos que deseen comprometerse más profundamente con su propio trabajo como congregación, existe la opción de un proceso estratégico de un año para usted y la oportunidad de formar cohortes de aprendizaje con otros líderes congregacionales.

Estamos en el proceso de establecer equipos de liderazgo en cada región de la diócesis. En los próximos dos meses, cada equipo determinará la mejor manera de involucrar a las congregaciones regionales y convocar una sesión de descubrimiento. Es una oportunidad para que los líderes de la congregación oren juntos, compartan sus experiencias y escuchen el llamado de Dios.

Cuando las sesiones de descubrimiento se completen en algún momento a fines de la primavera, uno o dos líderes de cada región se unirán al personal diocesano para un retiro de 2 días, para orar y reflexionar sobre todo lo que hemos aprendido en el proceso de descubrimiento. Ese grupo comenzará el proceso de articular la misión principal de las congregaciones en la Diócesis de Washington, una visión colectiva del futuro preferido de Dios para nosotros, e identificará objetivos específicos para los próximos tres a cinco años. Luego volveremos a cada una de las regiones para sus comentarios y refinaremos los objetivos para cada una de las regiones. Si Dios quiere, completaremos esta fase para el otoño de 2019 y comenzaremos a estructurarnos y equiparnos para el trabajo de implementación. El éxito de nuestros esfuerzos depende de la gracia de Dios y de la guía del Espíritu Santo, y de nuestra voluntad colectiva de participar. "Caminaremos juntos hacia el Reino de Dios", en palabras de Daniel Barigan, "O no entraremos en absoluto."

Todos los domingos, mientras hago mis visitas a las congregaciones de nuestra diócesis, le pido a Dios que me permita ver a cada persona como Dios las ve, para que pueda animar y alentar a todos los que conozco. Pido que Dios me dé un vistazo del futuro preferido de Dios en ese lugar. Invariablemente, lo que veo y escucho en la hermosa diversidad de nuestra gente es la alegría. Veo a nuestros líderes libres de invertir en el ministerio, con edificios y estructuras con los recursos adecuados para servir a ese ministerio. Escucho a las personas hablar con confianza de sus viajes de fe y relación con Dios en Jesús. Siempre veo a niños, ancianos y todas las edades intermedias, y signos evidentes de un enfoque externo, servicio activo, compromiso y el trabajo necesario de la justicia.

Ya hay, en cada lugar, los frutos de una buena tierra, cultivados durante generaciones, y en cada lugar, existe la necesidad de seguir atendiendo nuestro tierra. Lo mismo es cierto para cada uno de nosotros: cada uno de nosotros tenemos partes de nosotros mismos que son como la buena tierra en la parábola de Jesús y otras partes que necesitan ser atendidas. Lo mismo es cierto para nuestra diócesis en su conjunto.

Que Dios nos guíe y nos sostenga a todos en esta temporada de hacer un balance de nuestra tierra--individualmente, en nuestras congregaciones y como diócesis--y trabajando juntos para cuidar esa tierra, le prometo a Dios y a ustedes todo mi esfuerzo para estar entre ustedes como co-jardinera en el cultivo de una buena tierra, no hagamos este trabajo con nuestra propia fuerza y ​​poder, sino confiando en Jesús, que nos promete a todos que es esto: si permanecen en mí, y yo en ustedes, darán mucho fruto y todos sabrán que son mis discípulos. Ámense los unos a los otros como yo los he amado. El mundo sabrá que somos cristianos por nuestro amor.

secret