Episcopal Diocese of Washington

To draw people to Jesus and embody his love
for the world by equipping faith communities,
promoting spiritual growth, and striving for justice

La Obispa Mariann anuncia la cancelación de servicios de adoración públicos por dos semanas

March 11, 2020

Recursos útiles para congregaciones

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; 
nuestra ayuda en momentos de angustia.
Por eso no tendremos miedo, aunque se deshaga la tierra…
Salmo 46 

Queridos amigos de la Diócesis de Washington:

En tiempos de incertidumbre, cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de tomar decisiones para el bien público. Ahora que el coronavirus COVID-19 ha llegado a nuestras comunidades, esas opciones se vuelven aún más importantes.

Como su obispa, mi mayor prioridad es la salud, la seguridad y el bienestar de nuestra gente, con especial preocupación por los más vulnerables. También es nuestra responsabilidad colectiva como cristianos ser buenos vecinos y hacer nuestra parte para proteger el tejido social del que dependen muchas vidas.

Como diócesis, hemos estado monitoreando de cerca la propagación del virus COVID-19 en Washington y Maryland, y las recomendaciones más recientes de los líderes cívicos y de salud pública. Ahora hay dos cosas claras: la distancia social es necesaria para detener la propagación del coronavirus COVID-19, y las poblaciones en mayor riesgo están altamente representadas entre nuestras congregaciones y el clero.

Como resultado, y en consulta con el Obispo Presidente Michael Curry, estoy ordenando que todos los servicios públicos de adoración y las operaciones parroquiales normales se cancelen en la Diócesis Episcopal de Washington, y los edificios parroquiales se cierren por dos semanas, a partir del jueves 12 de marzo. El 25 de marzo, evaluaremos la situación, y nuestra esperanza es reabrir nuestros edificios para los servicios de adoración dominical el 29 de marzo. Esto no pertenece a las escuelas que funcionan dentro de los edificios de la iglesia, ellos deben determinar su propia respuesta a las circunstancias actuales, ni affecta los ministerios que serven a los poblaciones vulnerables, como los que sufren de hambre o no tienen casa. 

Mientras tanto, invitamos a todos los miembros de la diócesis a unirse a nosotros en línea para los servicios de adoración virtual en la Catedral Nacional de Washington el domingo 15 de marzo y el domingo 22 de marzo. El Obispo Presidente Michael Curry predicará el 15 de marzo y yo predicaré el 22 de marzo. Todos pueden acceder a los servicios de adoración de la Catedral a través de www.cathedral.org, o en la página de Facebook de la Catedral o el canal YouTube de la Catedral.

Algunas congregaciones ya tienen la capacidad de realizar servicios de adoración en línea y por teléfono, mientras que otras apenas comienzan a explorar esa opción. Estamos reuniendo recursos de reunión y adoración en línea en el sitio web diocesano y enviaremos un enlace a ese sitio mañana, así como información sobre cuidado pastoral, asistencia financiera de emergencia y reuniones virtuales en toda la diócesis.

Mi objetivo al cancelar servicios y proporcionar una opción virtual para todos en la diócesis es proveer oportunidades de más tiempo y energía en el clero y en el liderazgo laico en toda la diócesis para evaluar las necesidades pastorales de su gente y de sus compañeros en la comunidad, para que podamos ayudar en el cuidado de nuestras comunidades.

Estoy dolorosamente consciente de la importancia de este cambio y de lo que significará para las personas de toda la región. Entiendo las implicaciones espirituales y financieras, los dolores de cabeza y las frustraciones, y comparto la decepción de que nosotros, como comunidades de fe, no podremos reunirnos.

Sin embargo, estoy igualmente consciente de las responsabilidades que tenemos como personas de fe que siguen al que vino entre nosotros como uno que sirvió. No solo tenemos la obligación moral, religiosa y cívica de tomar las medidas necesarias para ayudar a nuestras comunidades a detener la propagación de este virus, también existimos para amar y servir a nuestros vecinos. Es lo que las comunidades de fe hacen mejor en tiempos de necesidad.

Para estar seguros, tendremos situaciones o necesidades particulares en las parroquias individuales que necesiten atención o consideración, e invito a nuestro clero a contactar al personal diocesano para recibir orientación.

De hecho, estamos en aguas desconocidas, no solo como diócesis, sino como país y como una familia humana global. Como personas de fe, estos son los momentos en que nos acercarnos a Dios y miramos las Escrituras, donde podemos encontrar consuelo y tranquilidad:

“Pero en todo esto salimos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro,  ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor!” Romanos 8:37-39 

Fielmente,

+ Mariann

Recursos útiles para congregaciones

 

 

secret