Episcopal Diocese of Washington

To draw people to Jesus and embody his love
for the world by equipping faith communities,
promoting spiritual growth, and striving for justice

Carta de apoyo parroquial

March 25, 2020

“Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en todos los problemas.” 
Salmo 46:1

Queridos líderes de las congregaciones de la Diócesis de Washington,

En medio de la pandemia que requiere fe, perseverancia y creatividad de parte de todos nosotros como líderes espirituales, quizás ustedes también estén experimentando incertidumbres sobre los retos financieros significativos para mantener su ministerio. Que Dios les dé sabiduría, fortaleza y valentía en este tiempo. Nosotros, los líderes diocesanos, reconocemos los retos que están ante ustedes. Estamos orando por ti diariamente mientras buscamos ofrecer ayuda y asistencia. 

Sabemos la prioridad que es el ministerio congregacional. Este es un momento y oportunidad únicos para tu ministerio mientras más personas se acercan a nuestras congregaciones en este tiempo de necesidad. Mientras ustedes evalúan su situaciòn financiera, por favor, tengan presente que nosotros no esperamos que sacrifiquen las necesidades de la parroquia por pagar la promesa financiera con la diócesis. Si están en condición de continuar con su ayuda, la recibiremos con gratitud, pero queremos que se enfoquen primero en su congregación. Nosotros estamos reduciendo agresivamente los niveles de gastos diocesanos ante esta crisis, mientras determinamos qué recursos podemos poner a su disposición.   

Ninguno de nosotros sabe cuánto durará esta crisis. En los próximos dos meses, nuestro enfoque es asegurar que todas las congregaciones tengan suficiente dinero para cubrir los salarios y pagar los premiums de los seguros médicos de su personal. En una reunión especial, el Consejo Diocesano aprobó un proceso para aplicar a asistencia financiera. Vean a continuación una carta de Andrew Walter y Don Crane describiendo este proceso. 

El Fondo de Pensiones de la Iglesia también ofreció asistencia para congregaciones con grandes dificultades financieras y que estén teniendo problemas para pagar los pagos de las pensiones de su clero. La aplicación para ese proceso, para el perdón de 2 meses de pago, se tramita contactando con la oficina diocesana. Por favor, contacta a Kathleen Hall para saber más sobre esta ayuda. 

Nos hemos dado cuenta que cada congregación está experimentando con seguridad una reducción significativa de sus ingresos, quizás más dramáticamente para aquellas iglesias que rentan espacios, lo cual ha disminuido drásticamente. Dado el número de congregaciones cuyos presupuestos están balanceados con la ayuda de ingresos por renta de espacios (en total más de 6.2 millones de dólares anualmente en toda la diócesis), no estamos en posición de proveer ayuda financiera para compensar esta pérdida. Estamos aquí, sin embargo, para ayudarlos en el trabajo necesario de evaluar el presupuesto y en definir prioridades, con la vista puesta en enfrentar esta crisis mientras se preserva la capacidad de nuestros ministerios. 

Mientras todavía no están claras las implicaciones para todos nuestros ministerios, sí estamos claros que la misión, la visión y las metas de nuestro plan estratégico diocesano proveen un sistema que ayuda a tomar decisiones en el contexto de los ministerios que ninguno de nosotros anticipó. También descansamos diariamente en las oraciones y el discernimiento colectivo mientras pedimos juntos a Dios por guía, por la presencia de Jesús entre nosotros y por la fortaleza del Espíritu Santo. Que Dios nos provea sabiduría y valentía para vivir este momento.  

Fiel en Cristo, 

Obispa Mariann

+   +  +

A:  Líderes de las congregaciones

De: Andrew Walter, Canónigo de Colaboración Estratégica

Donald Crane, Jefe de Operaciones y Consejero Principal de la Obispa

Queridos amigos, 

Tal como la Obispa Mariann expresó en su carta, estamos aquí para proveer ayuda durante este tiempo de retos, con un enfoque inmediato en el impacto de la crisis en el corto plazo. Para ayudar a todas las congregaciones, nuestro equipo financiero ha desarrollado un programa de ayuda a nuestras congregaciones, en conjunto con el Comité Financiero, lo cual ha sido aprobado ya por el Consejo Diocesano:  

Evaluación financiera y toma de decisión de nuevas prioridades 
Todos los líderes de la parroquia son lo suficientemente sabios como para evaluar su situación financiera parroquial con la prioridad de garantizar la liquidez en el corto plazo. Nosotros estamos enfatizando aquí los siguientes pasos para los líderes de las iglesias: 

  • Examinar en el presupuesto los gastos planificados que no son esenciales y que pueden ser pospuestos o eliminados. 
  • Buscar vías para acceder a efectivo y liquidez - considerar si algún fondo de dotación (endowment) pueden estar disponibles, si están sujetos a restricciones o si necesitan liquidar inversiones en caso de condiciones de pérdidas específicas en el mercado. 
  • Animar a los feligreses que típicamente pagan sus promesas de ofrendas en un solo pago o al final del año a considerar si su situación les permite pagar sus ofrendas en su totalidad en este momento. 
  • Hacer planes para métodos alternativos para ofrendar (Linda Baily, del Comité de Recursos Financieros y Peter Turner ofrecerán un webinar este jueves, 26 de marzo a la 1:00 p.m., con el título Mayordomía y Ofrendas en tiempos de COVID-19. Puedes registrarte aquí

Ayuda financiera para empleados de la parroquia y contratistas regulares
El equipo diocesano y los líderes financieros han identificado cantidades limitadas de fondos para ser usadas como ayuda a las parroquias que necesitan ayuda financiera para pagar salarios y beneficios de salud para empleados de la iglesia y personal contratado por un período de dos meses, incluyendo:

  • Clero
  • Músicos de las iglesias
  • Administradores 
  • Personal de limpieza 
  • Otros a quienes se les paga por sus servicios durante operaciones normales de la iglesia 

Esta ayuda no puede ser ampliada al clero suplente ni a aquellos que proveen servicios de contratación de forma intermitente. 

Aplicación y determinación de la ayuda
Nuestra ayuda estará basada en las necesidades de flujo de efectivo. Aunque no podremos satisfacer todas las necesidades, haremos lo mejor que podamos. Las parroquias deben contactar a Andrew Walter para compartir su situación. Para esto deben tener la siguiente información disponible para compartir: 

  • Estados financieros actualizados mensuales y del final del 2019, incluyendo el balance de efectivo y proyecciones, disponibilidad de fondos de dotaciones (endowment) que puedan estar disponibles como fondos no restringidos (en efectivo o a corto plazo).
  • Descripción del impacto hasta la fecha de suspensión de operaciones, incluyendo escuelas u otros pagos perdidos por usuarios, así como el porciento de todo el presupuesto que corresponde con los ingresos por usuarios.  
  • Identificación de los pasos para animar métodos alternativos para ofrendar. 
  • Compensación del personal, incluyendo al clero, al personal laico y al personal contratado regularmente o a medio tiempo. 
  • Pasos tomados para reevaluar los gastos del presupuesto para aplazamiento o cancelación. 
  • Identificación de cantidad y en qué tiempo se necesitan los fondos necesarios para cubrir los pagos (de compensación y beneficios de salud). 

Revisión de la aplicación y asignación de fondos
El Comité Financiero, a recomendación del personal diocesano, revisará cada aplicación y aprobará cualquier fondo a las parroquias. 

  • Los fondos serán asignados como un préstamo o donación (grant), lo cual será determinado caso a caso. 
  • Los fondos serán asignados en base a las necesidades más urgentes de las congregaciones de la Diócesis de Washington y serán asignados según sea necesario, no en un pago único por una sola vez. 

Animando la ofrenda en la congregación 
Nos hemos dado cuenta de que muchas personas están preocupadas por sus propias finanzas, lo cual con seguridad afectará su habilidad para ofrendar a la iglesia. Sin embargo, estamos confiados que ellos comprenden el valor de su ministerio en este tiempo de crisis y la necesidad de continuar con su ayuda financiera. Es apropiado que le recuerden, de forma pastoral, de la importancia de su ayuda a la iglesia y a los ministerios. 

En este tiempo de gran incertidumbre, por favor, ten por seguro que el equipo diocesano y los miembros de nuestros cuerpos de liderazgo están trabajando diligentemente para ayudar a todas nuestras parroquias a enfrentar esta crisis con la mejor salud financiera posible. Continuaremos tomando nuevas prioridades con relación a los fondos diocesanos según sea necesario, y les aseguramos que continuaremos en comunicaciòn regular con ustedes, según las circunstancias se vayan desarrollando. Que Dios sea nuestra dirección mientras navegamos juntos estas aguas agitadas. 

Amigos en Cristo,  

Andrew Walter
Canónigo de Colaboración Estratégica

Donald Crane
Jefe de Operaciones y Consejero Principal de la Obispa

 

secret