Episcopal Diocese of Washington

To draw people to Jesus and embody his love
for the world by equipping faith communities,
promoting spiritual growth, and striving for justice

Pautas y recursos para la adoración

March 25, 2020

Adoren al Señor en su hermoso santuario.
Salmo 96:9

Estimados colegas del clero de la Diócesis Episcopal de Washington,

Gracia a ti y paz en sus esfuerzos fieles para guiar a nuestra gente en oración dentro de las nuevas limitaciones que se nos imponen a todos. Doy gracias por tu deseo de ofrecer consuelo espiritual a tu congregación en este tiempo desconcertante.

Les escribo para compartirles algunas pautas para la adoración en nuestra nueva realidad. Mi intención es permitir la mayor amplitud posible, ya que el Espíritu Santo está inspirando una tremenda creatividad entre ustedes y en todo el Cuerpo de Cristo. Sus ministerios son evidencia de que nuestras iglesias no están cerradas, sino abiertas a servir a Dios y a nuestras comunidades de nuevas maneras.

Órdenes de cierre obligatorio a nivel estatal y distrital
Ahora que tanto el Gobernador Larry Hogan, de Maryland como la Alcaldesa Muriel Bowser, de Washington, DC han emitido el cierre obligatorio de negocios no esenciales y restricciones estrictas a las reuniones públicas, continuaremos suspendiendo la adoración pública hasta que se levanten esas órdenes. Además de aquellos involucrados en servicios esenciales, los empleados de la iglesia deben trabajar desde casa siempre que sea posible. Consulte la página Operaciones Parroquiales Esenciales en nuestro centro de recursos COVID-19 para obtener más información sobre el significado de servicios esenciales.

Pautas y recursos para la adoración en línea
Afortunadamente, las órdenes de cierre permiten ofrecer adoración en línea desde nuestros santuarios siempre que:

  •  se restrinjan a diez o menos personas involucradas 
  •  no involucrar a nadie que caiga en una categoría de alto riesgo
  •  practicar la distancia física en la adoración

Por favor, esté atento a las notificaciones al respecto. Si las órdenes cívicas se vuelven más restrictivas, tendremos que ajustar como corresponde.

Muchos de ustedes están ofreciendo servicios en línea diarios o entre semana, como la oración matutina y completas. La respuesta positiva revela un fuerte deseo entre nuestra gente de tener oración comunitaria. En su simplicidad, sus ofertas son conmovedoras y les agradezco sus esfuerzos. A menudo termino mis días uniéndome a uno de los muchos servicios de Completas que se ofrecen en toda la diócesis. Por favor, ve a tu ritmo en este trabajo e involucra a otros para que tus ofrendas puedan ser sostenidas.

En español usted puede encontrar la página de recursos. En inglés usted puede encontrar la página de recursos de adoración en línea. De particular ayuda para la Semana Santa son los recursos provistos por el Seminario Teológico de Virginia.

Adoración los domingos por la mañana 
Algunos en la diócesis sienten firmemente que la Oración Matutina es la ofrenda apropiada mientras que no podemos reunirnos en la comunidad para adorar. Respeto ese punto de vista y apoyo la práctica de la Oración Matutina del domingo.

Muchos han expresado un fuerte deseo de rezar la Eucaristía, y el de su gente de escuchar las oraciones familiares. Es un deseo comprensible y una respuesta pastoral. Siéntase libres de ofrecer las oraciones eucarísticas de consagración sobre el pan y el vino. En lugar de participar en recibir los elementos, considere no hacerlo y rezar alguna versión de la oración de comunión espiritual:

Jesús mío, creo que estás verdaderamente presente en el Sagrado Sacramento del Altar. 
Te amo por encima de todas las cosas, y te anhelo en mi alma. 
Como ahora no te puedo recibir sacramentalmente, entra espiritualmente en mi corazón. Como si ya hubieras venido, te abrazo y me uno completamente
a ti; nunca permitas que me separe de ti. Amén.
     (St. Alphonsus de Liguori, 1696-1787)

Comenzando este domingo en la Catedral Nacional de Washington, celebraremos la Eucaristía de esta manera, ofreciendo las oraciones de consagración sin participar de los elementos.

No intente ofrecer los sacramentos de otras maneras, como la comunión en automóvil o la entrega de elementos consagrados en los hogares de las personas. Dejando a un lado los problemas teológicos, debemos minimizar los viajes y el contacto humano. Tampoco es apropiado reunirse en grupos de menos de diez para una celebración eucarística cuando no se pueden incluir a otros.

Es perfectamente apropiado, por otro lado, diseñar un servicio de adoración que involucre a individuos y hogares partiendo el pan juntos como en la antigua práctica de una comida de ágape.

Un sacerdote de la diócesis preguntó si sería aceptable invitar a los miembros de la congregación a enviar sus oraciones e intenciones. Al colocarlos en el altar, el sacerdote presidiría la Eucaristía y recibiría los elementos en nombre del pueblo. Si tal práctica fuera significativa para usted y su congregación, me complace dar mi consentimiento.

Rezando con otros
Mientras que su congregación quiere orar con usted y su comunidad, no necesitas cargar solo con la carga de ofrecer adoración en línea. Siéntase libre de alentar a los miembros de su congregación(es) a orar en línea con otras comunidades de adoración. La Catedral Nacional de Washington es uno de los muchos recursos disponibles para usted. Dadas sus muchas responsabilidades y el estrés de este tiempo, su autocuidado es esencial. Permita que otros ayuden, es decir, inviten a miembros laicos a dirigir la Oración Matutina o Completas.

Cierro, como comencé, con una palabra de admiración y agradecimiento. Juntos estamos aprendiendo que hay innumerables formas de reunirse en oración y que las personas tienen hambre de alimento espiritual. Como muchos me han dicho, ahora es un momento ideal para enseñar y alentar las prácticas de oración en el hogar para individuos y familiares. Que una vida de oración en el hogar más fuerte sea uno de los resultados duraderos de este tiempo.

Tenga en cuenta que yo y otros miembros del personal diocesano estamos aquí para ayudar de cualquier manera que podamos, y recuerde que ustedes son todos recursos el uno para el otro. Nos encantaría recibir copias de sus liturgias para compartir en la página de recursos y, por lo tanto, crear una biblioteca sólida de ofertas para compartir. Puede enviarlos por correo electrónico directamente a la Archidiácona Sue von Rautenkranz. En español lo puede compartir con la Rvda. Sarabeth Goodwin quien las puede publicar en nuestro pagina web en español.

Que Dios te bendiga y te mantenga fuerte.

Fielmente,

Obispa Mariann

secret