Episcopal Diocese of Washington

To draw people to Jesus and embody his love
for the world by equipping faith communities,
promoting spiritual growth, and striving for justice

Carta pastoral al clero y guardianes

April 22, 2020

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor— planes de darles un futuro y una esperanza.
Jeremías 29:11

Estimado clero y guardianes:

Bendiciones para ustedes en esta temporada de Pascua y en este momento límite en nuestras vidas y en el mundo. Nosotros, el personal diocesano, oramos diariamente por ustedes y sus seres queridos, agradeciendo a Dios por su fidelidad y valor. Tenemos información para compartir mientras continúan sirviendo a sus congregaciones y comunidades circundantes en los días y semanas venideros.

En esta carta comparto información sobre:

  • El proceso de aplicación para Fondos de Ayuda de Emergencia del COVID-19
  • El proceso de reapertura de las iglesias para la adoración en persona
  • Conversaciones de seguimiento con líderes congregacionales
  • Pautas y recursos para el ministerio en el momento de la muerte
  • Mirando hacia el futuro


Proceso de Aplicación de Fondos de Ayuda de Emergencia del COVID-19
Gracias a la generosidad de muchos en toda la diócesis, ahora podemos proporcionar asistencia directa a aquellos dentro de nuestras congregaciones y de las comunidades a las que sirven.

Los Fondos de Ayuda de Emergencia del COVID-19 amplifican el ministerio congregacional para ayudar a:

  • Miembros de la congregación y la comunidad que experimentan dificultades financieras como resultado de la nueva pandemia del coronavirus, y
  • programas congregacionales establecidos de distribución de alimentos y comida que experimentan aumento en la demanda.

Todas las subvenciones irán a congregaciones para ser distribuidas por el clero parroquial, los guardianes o los líderes designados. Hemos diseñado criterios y un proceso de solicitud lo más simples posible para facilitar el desembolso de fondos. Debajo de mi firma pueden encontrar los criterios y el formulario de solicitud. Para obtener más información, póngase en contacto con la Rev. Paula Clark, Canóniga del Ordinario.

Reapertura de nuestras iglesias
Todos deseamos comenzar nuevamente la adoración pública y las reuniones en persona. Como nuestros líderes cívicos están haciendo planes para una relajación gradual de las restricciones, siguiendo las directrices generales emitidas por la Casa Blanca, este es el tiempo para que empecemos a planificar nosotros también.

Para ser claros: Continuaremos nuestra suspensión de la adoración pública y otras actividades hasta que el Estado de Maryland y el Distrito de Columbia levanten el cierre obligatorio de negocios no esenciales y restricciones de reuniones públicas. La orden del Distrito de Columbia se ha extendido hasta el 15 de mayo; nuestra vecina Virginia, hasta el 8 de junio; y en Maryland no hay fecha fijada. Por ahora, por favor, no asuman que abriremos nuestras iglesias de nuevo antes del 16 de mayo.

En colaboración con nuestras diócesis vecinas, estamos trabajando en pautas para una reapertura gradual de nuestras iglesias, junto con una lista de medidas para que cada congregación complete antes de que se les conceda el permiso para re-comenzar la adoración pública o reuniones cara a cara. Tales medidas incluirán políticas de saneamiento/limpieza, planes de distanciamiento físico y estrategias para reuniones públicas en el marco del número propuesto de personas permitidas.

Dada nuestra geografía y las diversas poblaciones, el proceso de reapertura no puede ser uniforme en toda la diócesis, y los funcionarios han advertido que también debemos estar preparados para cierres en el futuro. Tendré más información específica para compartir en las próximas dos semanas, y les pido que comiencen a pensar en cómo su congregación puede comenzar a prepararse ahora para reuniones limitadas de adoración cara a cara.


Conversaciones de seguimiento con líderes congregacionales
La Obispa Chilton, miembros del personal diocesano y yo nos pondremos en contacto con usted para programar una llamada de chequeo y seguimiento. Nos gustaría hablar con el clero, los guardianes y los tesoreros de cada congregación para escuchar cómo están haciendo, cómo sienten la presencia de Dios, qué problemas tienen, qué les entusiasma y cómo podemos orar y apoyarles. Estas conversaciones nos ayudarán a reevaluar las iniciativas diocesanas y la asignación de recursos, a la luz de todo lo que ha cambiado tan rápidamente. Estén atentos a nuestra llamada o correo electrónico.


Cuidando a los fallecidos y moribundos, y ministrando a sus familias
Tristemente, algunos miembros en nuestras congregaciones han muerto a causa del COVID-19 y complicaciones relacionadas, así como de otras causas. Bajo ninguna circunstancia el clero o los líderes laicos en categorías de alto riesgo tienen permiso para visitar a los enfermos o a los moribundos. Entiendo, sin embargo, el deseo que tienen de estar presentes con los enfermos y los moribundos, y para algunos puede ser lo que la fidelidad nos dicta hacer. Dados los riesgos para usted y para otros, debe comunicarse conmigo o con la Obispa Chilton antes de entrar en cualquier situación donde se arriesgue por la exposición directa al coronavirus.

En cuanto a los funerales y los servicios conmemorativos, estamos obligados por las directrices que nos han dado las autoridades cívicas. En el estado actual de permanencia en casa/cierre, usted puede, si lo desea, presidir al lado de la tumba para una reunión de menos de diez personas, siempre que cumplan con el apropiado uso de máscaras y con el distanciamiento físico. Mientras que las actuales pautas cívicas permiten servicios en nuestros santuarios para menos de 10 personas, les pido que esperen hasta que se hayan levantado las órdenes de quedarse en casa. A medida que las restricciones se alivien, nos ajustaremos en consecuencia. Estas mismas pautas se aplican en caso de presidir ceremonias matrimoniales. 


Mirando hacia el futuro
Tenemos la oportunidad de salir de esta experiencia más fuertes y mejor equipados para servir a la misión de Dios en un mundo en constante cambio. En palabras de Andy Doyle, Obispo de Texas, "Dios no desaprovechará este momento, y nosotros tampoco." Muchos de ustedes han dicho que les gustaría continuar con nuevas prácticas del ministerio después de que esta temporada haya pasado. Espero con mucha ilusión los futuros esfuerzos colaborativos para fortalecer y amplificar sus fieles esfuerzos.

Que Dios nos conceda toda fuerza y valor para vivir estos días, la paz que sobrepasa el entendimiento y la seguridad de la presencia de Cristo con nosotros siempre.

Fielmente,

Obispa Mariann

Criterios de Elegibilidad para el Fondo de Ayuda de Emergencia del COVID-19

El Fondo Diocesano de Ayuda de Emergencia del COVID-19 fue creado para:

  • Ayudar a los miembros de la parroquia y la comunidad que experimentan dificultades como resultado de la novedosa pandemia del coronavirus, y
  • Apoyar programas congregacionales establecidos de distribución de alimentos y programas de alimentación para ayudar a las personas que sufren de inseguridad alimenticia, especialmente en las comunidades diocesanas marginadas.

Los fondos pueden ser otorgados a miembros de la parroquia y de la comunidad que cumplan con los siguientes criterios:

  • Miembros de congregaciones de la Diócesis Episcopal de Washington (EDOW) que sufren inseguridad alimentaria y otras dificultades; y/o
  • Personas asociadas con congregaciones de EDOW, o en las comunidades a las que sirven las congregaciones, que no reciben suficiente apoyo financiero para alimentarse a sí mismos o a sus familias; a discreción del clero y/o guardianes de la parroquia;
  • Personas cuyas necesidades pueden ser verificadas por el clero y/o los guardianes de la parroquia; y,
  • El clero/guardianes proporcionan información sobre cada uno de los beneficiarios/familias para quienes están solicitando en el formulario.

Los fondos pueden ser otorgados a las despensas de distribución de alimentos y ministerios de alimentación congregacionales de EDOW existentes que cumplan con los siguientes criterios:

  • Se necesitan fondos para reponer alimentos y provisiones
  • El programa del ministerio está en conformidad con las actuales pautas jurisdiccionales y diocesanas del COVID-19
  • El clero/guardianes proporcionan una breve descripción del programa y las necesidades del ministerio en el formulario de solicitud

Las solicitudes para asistencia del Fondo de Ayuda de Emergencia del COVID-19 pueden ser presentadas por el clero y/o guardianes de la Diócesis Episcopal de Washington.

Aunque el Comité utilizará la discrecionalidad para determinar las cantidades otorgadas a través del fondo, las subvenciones se evaluarán de acuerdo con las siguientes directrices:

  • Asistencia para miembros de la congregación y la comunidad
    • Individuo $150
    • Individuo + 1 $250
    • Familia $400+
  • Programas congregacionales de distribución de alimentos y programas de alimentación
    • Establecidos de distribución de alimentos $450
    • Programas de alimentación $300

Un comité de laicos y clero de la Diócesis revisará todas las solicitudes y distribuirá los fondos de una manera expedita. Si tiene preguntas sobre el Fondo de Ayuda de Emergencia del COVID-19, póngase en contacto con la Rev. Paula Clark, Canóniga del Ordinario.


secret