Episcopal Diocese of Washington

To draw people to Jesus and embody his love
for the world by equipping faith communities,
promoting spiritual growth, and striving for justice

Equidad y Justicia: Mirando la Vida Diocesana a través de un Nuevo Lente

July 20, 2020

Si mi pueblo, el pueblo que lleva mi nombre, se humilla, ora, me busca y deja su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré sus pecados y devolveré la prosperidad a su país.
2 Crónicas 7:14

La crisis del COVID-19 nos ha obligado a ver, a través de un nuevo lente, que los efectos de la pandemia no son iguales en toda la Diócesis de Washington. Para mí, antes de que los profesionales médicos, científicos, políticos y expertos proclamaran que el Coronavirus afectaba desproporcionadamente los resultados económicos, de salud y morbilidad de las personas negras y mestizas, la evidencia era evidente en toda la Diócesis.

Yo sirvo en el Comité Diocesano del Fondo de Ayuda de Emergencia del COVID-19, el programa que provee apoyo financiero a los ministerios de alimentos, miembros de nuestras congregaciones y personas en nuestras comunidades, quienes sufren de inseguridad alimentaria y otras dificultades que se han producido por la crisis del COVID-19. En abril, la Obispa Mariann suspendió la petición anual de la Obispa, pidiendo en cambio que la gente diera a este fondo de emergencia. El pueblo de la Diócesis de Washington y más allá respondió a esta llamada con más de $100,000 en donaciones.

Esta generosidad fue milagrosa, cambió la vida, y ocurrió no muy pronto. Las solicitudes que hemos recibido en los meses desde entonces son abrumadoramente de nuestras parroquias multiculturales para los miembros y aquellos a quienes sirven en sus comunidades circundantes que están sufriendo de la pérdida asombrosa del trabajo, enfermedad, falta de hogar y hambre, y que no están siendo apoyados por programas gubernamentales. Las personas a las que hemos concedido apoyo han perdido sus empleos como auxiliares de salud en el hogar, trabajadores de la construcción, trabajadores de restaurantes, maestros y ayudantes de escuelas de párvulos, y otros, todos con un hecho asombroso en común: No califican para el desempleo, haciéndolos completamente carentes de recursos financieros o de una red de seguridad. Estas personas no tienen el lujo de distanciarse en casa, de ponerse en cuarentena o de teletrabajo. Muchos han sido afectados personalmente por el coronavirus, ya sea con su propia enfermedad o la de un ser querido.

Hemos tenido varias historias desgarradoras de personas afectadas adversamente por el COVID-19, pero una reciente en particular destaca. Una madre de dos niños pequeños, enferma con el virus, dio a luz a gemelos y fue puesta inmediatamente en un ventilador. Su marido, que había perdido su trabajo, llevó a los bebés a casa mientras la mujer permanecía en una coma inducido médicamente. Afortunadamente, la madre está ahora en casa con su marido y cuatro hijos, pero no podrá trabajar durante meses mientras se recupera.

A medida que se acercaba el verano y continuamos lidiando con las crecientes dificultades y tragedias de la crisis del coronavirus, el video de George Floyd muriendo asfixiado bajo la rodilla de un insensible oficial de policía circuló por todo el mundo y nos horrorizó. Las violentas muertes de Aumaud Arbery, Breonna Taylor y Elijah McClain a manos de policías y vigilantes nos enojaron. Nosotros, en la Diócesis de Washington, de repente estábamos en el epicentro de la ira y la controversia sobre el pecado del racismo. No es necesario entrar en detalles sobre una foto presidencial y sus efectos posteriores, pero hemos experimentado un cambio sísmico en nuestra resolución de desmantelar el racismo en la Diócesis de Washington.

El Plan Estratégico siempre prioriza la justicia como uno de nuestros tres objetivos principales en el ministerio durante los próximos 5 años. Antes de la pandemia del coronavirus, imaginamos colaborar en iniciativas de justicia específicas de la región que juntas proporcionarán más impacto en las comunidades a las que servimos. Las pandemias duales del COVID-19 y el racismo han cambiado nuestra estrategia y enfoque, y con la bendición del Comité Permanente y el Consejo Diocesano, nuestro nuevo objetivo estratégico es “Equidad y Justicia”.

Concebimos el descubrimiento valiente, la comprensión, el cálculo y la acción para desmantelar el racismo en nosotros mismos, en nuestras congregaciones e instituciones, en la Diócesis y en nuestras comunidades. Proporcionaremos recursos, programas e iniciativas que nos permitirán participar en el ministerio antirracista, sin importar nuestra experiencia y/o comodidad para enfrentar el racismo. Desarrollaremos un Pacto Diocesano de Antiracismo, arraigado en nuestro Pacto Bautismal, que alentará a las personas, las comunidades de fe y los líderes de la diócesis a firmar nuestro compromiso de desmantelar el racismo. Hemos reivindicado el antirracismo y la inequidad sistémica como lente primario a través de la cual se abordarán todos nuestros objetivos estratégicos diocesanos.

Juntos, nos esforzaremos por la equidad y la justicia ajustando nuestro lente para enfocarnos de manera justa y sobria en el desmantelamiento del racismo en nosotros mismos, en nuestras congregaciones, en la Diócesis y en nuestras comunidades.

The Rev. Paula E. Clark
Canon to the Ordinary

Category: News
secret